Educación Continua

Jornadas Clínicas 2019

Identidad e identificación
Vértices psicoanalíticos, sociales, culturales y neurobiológicos

Viernes 7 y sábado 8 de junio
Evento sin costo
Sede: Instituto Nacional de Perinatología
Entrada sólo con registro previo
 

Las Jornadas Identidad e Identificación: vértices psicoanalíticos, sociales, culturales y neurobiológicos están dirigidas a psicólogos, psicoanalistas, terapeutas, médicos, docentes, antropólogos y a todas aquellas personas que por su actividad profesional estén interesadas en conocer a fondo el fenómeno de la identificación y de la identidad.

 

Objetivos de las Jornadas

a) Investigar el tema de las identificaciones y la identidad desde sus aspectos psicológicos, sociales, neurobiológicos para dar a conocer y profundizar la comprensión de esta problemática.

b) Exponer las investigaciones clásicas, tanto como recientes y actuales sobre la problemática para proporcionar más herramientas al profesionista en su labor.

 

Comisión organizadora
Ana María Wiener
Conrado Zuliani
Karina Velasco
Muriel Wolowelski 

 

Programa del evento

Jornadas Clínicas 2019 Identidad e identificación. Vértices psicoanalíticos, sociales, culturales y neurobiológicos. 

Cada dos años, el Centro Eleia realiza un evento muy importante para la comunidad psicoterapéutica y psicoanalítica cuyo objetivo es presentar trabajos teórico-clínicos que profundizan en la comprensión de un tema de interés dentro del ramo de la salud mental y actualizan las modalidades técnicas de intervención y las estrategias terapéuticas. Se trata de las Jornadas Clínicas que, en esta ocasión, se llevarán a cabo el viernes 7 y sábado 8 de junio de 2019, de 9:30 a 19 horas. Por primera vez, la sede será el Instituto Nacional de Perinatología. Salimos, pues, de los confines de nuestro Centro para poder albergar a un público entusiasta, más numeroso y motivado por el éxito de las ediciones anteriores. 

Como en años anteriores, destacados psicoterapeutas y psicoanalistas ofrecerán sus conocimientos y experiencia para revisar el tema eje de las Jornadas: las vicisitudes en la formación de la identidad del ser humano. Estudiaremos los factores que intervienen en la construcción de la identidad individual, entre ellos, el destacado lugar que juegan las identificaciones en su adquisición. A partir del modelo plural de pensamiento que caracteriza a Eleia, los diferentes aspectos que conforman la identidad serán abordados desde distintas perspectivas teóricas, elaborando un entramado complejo que explique cada variante y cada uno de sus rasgos. Los alumnos y exalumnos de la Maestría y del Doctorado del Centro Eleia expondrán materiales clínicos para dilucidar en la práctica los elementos que intervienen en la configuración de la identidad a través de las distintas etapas de la vida —infancia, adolescencia e, incluso, adultez—, tanto en las manifestaciones saludables como patológicas. También participarán ponentes invitados de otras disciplinas que compartirán sus conocimientos para incluir los aspectos culturales, sociológicos y neurofisiológicos en el entendimiento cabal de la conformación de una identidad personal. 

Frecuentemente, escuchamos a las personas decir “sé tú mismo”, o bien, en ciertas ocasiones nos sentimos cuestionados respecto a la autenticidad de nuestro ser. Esto nos conduce a preguntarnos: ¿Qué es la identidad?, ¿cómo se adquiere una identidad propia?, ¿qué factores la definen y son parte de su formación? La psicoanalista británica Jean Arundale, en un excelente libro titulado Identity, Narcissism, and the Other: Object Relations and their Obstacles (2018), sostiene que el significado de la identidad es saber quién es uno mismo. Sin embargo, la noción de identidad conjunta múltiples características de diversa índole, entre ellas creencias, principios, aspiraciones, valores, deseos, fantasías conscientes e inconscientes, identificaciones y modos de relación, los aspectos biológicos y genéticos, la experiencia subjetiva del cuerpo (interna y externa), la forma de ser, las habilidades y capacidades, el género, la nacionalidad, el grupo étnico y el sexo. Ante un panorama tan vasto atenderemos, por un lado, las ideas orientadas a la salud y al desarrollo normal y, por otro, a todo aquello que esclarezca la patología de la identidad. Porque, como dijo Kierkegaard (1849) en La enfermedad mortal, “La desesperación es una enfermedad del espíritu, del yo y puede adoptar tres formas: la desesperación de no tener un yo; la desesperación de no querer ser uno mismo; la desesperación de querer ser uno mismo.” 

En 1950 Erik Erikson creó su teoría psicosocial del desarrollo de la personalidad, en la que sistematizó un primer modelo teórico psicoanalítico que explica qué es la identidad y expone los procesos que intervienen en su formación y sus desviaciones. Sin embargo,  otros autores antes que Erikson sentaron las bases para la comprensión psicoanalítica de la identidad. Si bien, Freud no se ocupó directamente de su conceptualización, sí dedicó parte de su extensa obra teórica al funcionamiento de las identificaciones primarias, mecanismos de defensa, libretos de la vida psíquica, modelos de la estructuración de la mente, entre otros. Éstos constituyen los elementos indispensables para la formación de la personalidad. Gracias a sus aportes entendemos que la identidad implica nociones conscientes e inconscientes. Después de Freud, Melanie Klein propuso un nuevo marco teórico sobre el cual definió los puntos fundamentales para el establecimiento de la identidad. Incluyó, como ya lo había postulado Freud con la noción de identificación, al objeto, es decir, al otro como una pieza esencial en la estructuración de la identidad. Como sabemos, Klein situó el enfoque de su teorización en los conflictos emocionales de las relaciones de objeto en el marco de una moralidad maniquea: la lucha entre el bien y el mal, entre el amor y el odio. 

El tema de la identidad también cruza toda la obra de Lacan. Este autor propone en los inicios de su obra teórica la idea del estadio del espejo como formador del yo. Con ella explica que, a través de la identificación que el bebé realiza con su propia imagen especular (reflejo de su cuerpo en el espejo), adquiere una noción imaginaria sobre sí mismo que sostiene su identidad a la vez que lo captura en una imagen falsa. El bebé se reconoce y desconoce al mismo tiempo porque aquello que está en el espejo no es él, sino su imagen, pero aun así se identifica con ella para dar sustento al yo. Esta identificación sólo es posible con ayuda de la madre, otro semejante con quien se mantiene una relación y quien juega un doble papel: el de modelo visual y el de encargada de “modelar” o sostener al bebé. En este sentido, para Lacan, repitiendo el aforismo de Rimbaud, “el yo es un otro”. Otros psicoanalistas que le otorgan prioridad al ambiente en el desarrollo emocional, como Winnicott y Kohut, incluyen los acontecimientos externos de la vida de cada sujeto como parte del proceso de adquisición de la identidad. Según estos autores, los traumas acontecidos en el transcurso de la infancia temprana del individuo dan origen a un déficit yoico que, a su vez, inhibe o impide la formación de estructuras dentro de la mente. De este modo, enfatizan el relevante papel que juegan los otros en la constitución de la identidad. 

Estos grandes psicoanalistas establecieron las bases para comprender la dinámica de los procesos involucrados en la identidad. En junio los recordaremos y seremos testigos de las más recientes investigaciones acerca de un tema fundamental en el quehacer psicoanalítico: cómo se forma y se sostiene la identidad individual.

Ana María Wiener

Sede de las Jornadas Clínicas Eleia 2019:

Instituto Nacional de Perinatología
Calle Montes Urales 800,
Lomas - Virreyes,
Lomas de Chapultepec IV Secc,
11000 Ciudad de México, CDMX

 

 

Eleia es Sólo Psicología